Existe una gran variedad de grúas de gran tamaño, pero ¿sabías que no todos esos grandes equipos sirven para lo mismo? Es decir, aunque todas las grúas tienen una gran capacidad de levantamiento de estructuras, su objetivo de carga varia.

Por ejemplo, tenemos las grúas industriales, utilizadas principalmente para procesos de carga y descarga ligera y rápida. En otras palabras, las utilizan las empresas que buscan eficiencia en la producción como manipulación de materiales de construcción, estructuras metálicas, mármol, etc.

También tenemos las grúas de construcción, las cuales, como indica su nombre, son utilizas en obras de construcción. Su característica principal son sus grandes brazos articulados y distintos accesorios: pinzas, poleas, ganchos o cucharas.

Otras son las grúas de demolición que se caracteriza por su gran bola de acero diseñada especialmente para derribar paredes o lo que se le atraviese.

La grúa móvil es un modelo de grúa elemental compuesta por un armazón de acero y un brazo colocado sobre la plataforma. Este brazo funciona con cables y cilindros hidráulicos, mismos que permiten en el ascenso y descenso del brazo.

Finalmente, tenemos las grúas hidráulicas que son perfectas para verdaderos trabajos pesado o de gran tamaño. Se componen de un sistema de mangueras, cilindros, distribuidores y enfriadores de calor que dan toda la potencia que la grúa necesita para realizar su trabajo.


Fuente: www.gruasyaparejos.com